Categories Menu

Publicado por el 11 09, 2015 en Salud | sin comentarios

Ácidos omega 3: estudios sobre sus efectos

Pescado azul

Recientemente, ha habido un aumento espectacular del interés, entre el público y los profesionales de la salud por igual, sobre los efectos saludables de los ácidos grasos omega-3 derivados de los aceites de pescado, compuestos por ácido docosahexaenoico (DHA) más ácido eicosapentaenoico (EPA).

DHA es requerido en altos niveles por el cerebro y la retina como un nutriente fisiológicamente esencial para proporcionar un funcionamiento neuronal óptimo (capacidad de aprendizaje, desarrollo mental) y agudeza visual, tanto en personas jóvenes como mayores. 

Se considera que los ácidos grasos DHA y EPA tienen efectos beneficiosos en la prevención y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares y sobre los factores de riesgo asociados a las mismas, así como en otras enfermedades crónicas.

El ácido graso linolénico (ALA) es también un ácido graso poliinsaturado que se encuentra en cantidades significativas en el aceite de soja. Se trata, junto al ácido linoleico, de ácidos grasos esenciales que deben ser aportados con la dieta porque el organismo no es capaz de sintetizarlos.

A partir del ácido linolénico se forman los ácidos grasos EPA y DHA. Sin embargo, la conversión metabólica de ALA a DHA/EPA es muy limitada en humanos, por lo que la forma más directo de proporcionar DHA más EPA al organismo es mediante el consumo directo de los mismos, a través de los aceites de pescado, principalmente pescado azul.

En vista de la resistencia al consumo de cantidades adecuadas de pescado, los alimentos funciones que contienen DHA y EPA se convertirán en fuentes cada vez más importantes de estos nutrientes en los próximos años, como apoyo del óptimo desarrollo cerebral/visual, para la atención cardiovascular y otras condiciones de salud tanto para jóvenes como para mayores.

 

ESTUDIOS 

La mayoría de las personas conocen muchos de los efectos beneficiosos de los ácidos grasos omega 3. Se han realizado numerosos estudios para comprobar dichos efectos, algunos de cuyos últimos resúmenes se pueden leer a continuación:

 

Relación entre la dieta y las enfermedades mentales y neurodegenerativas

Neurología.diariomedico.com (31 de enero de 2011)

El sistema endocanabinoide interviene en la depresión por déficit de omega 3.

Un grupo de investigadores franceses y de la Facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco ha constatado que la deficiencia de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 en la dieta anula las funciones neuronales mediadas por el sistema endocanabinoide en la corteza frontal y se asocia a la aparición de trastornos depresivos.

El trabajo se ha publicado en Nature Neuroscience y ha sido coordinado por los investigadores franceses Olivier J. Manzoni y Sophie Layé, en colaboración con varios investigadores de la Universidad del País Vasco.

 

Depresión y pérdida de memoria

elmundosalud.es (Jueves, 27 de enero de 2011)

“No sólo por cuestiones cardiovasculares, sino por salud mental. El consumo de grasas saturadas y trans, presentes en la carne, la margarina, los productos industrializados y la comida rápida, incrementa el riesgo de sufrir depresión. En comparación con las personas que no las ingieren, sus probabilidades se incrementan en un 42%, revela un estudio publicado en la revista científica PloS One

“Nuestro objetivo era analizar el rol de las distintas grasas en el desarrollo de la depresión. Apenas hay literatura científica al respecto”, expone a ELMUNDO.es Miguel Ángel Martínez-González, director de la investigación, realizada por las universidades de Navarra y Las Palmas de Gran Canaria. Al contrario que las trans, añade, “descubrimos que el aceite de oliva y las grasas poliinsaturadas (abundantes en el pescado) protegen contra las enfermedades mentales y están asociadas a un menor riesgo de depresión”.

De la misma manera que el tipo de alimentación influye en las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, también lo hace en el desarrollo de depresiones y en el deterioro cognitivo. En este sentido, otro estudio, publicado esta semana en la revista ‘Neurology’ y realizado en el Instituto Francés de Investigación para la Salud (INSERM), confirma la asociación entre el síndrome metabólico y la pérdida de memoria en las personas a partir de los 65 años. Es decir, aquellos que tienen hipertensión, obesidad y diabetes tienen un 20% más de riesgo de presentar deterioro en dicha función mental.

Al final, somos lo que comemos y está demostrado, tal y como indica Miguel Ángel Martínez-González, que “la dieta mediterránea reduce las probabilidades de padecer diabetes, hipertensión y obesidad”, y por lo tanto, del deterioro cognitivo que pudieran producir estas afecciones.

 

Mejora de la función endotelial

Curr Opin Clin Nutr Metab Care (19 enero de 2011)

Impacto de los ácidos grasos omega 3 sobre la función endotelial: resultados de estudios de intervenciones en humanos. Departamento de Nutrición y Ciencia Alimentaria, Psicología Nutricional, Universidad de Bonn, Bonn, Alemania.

PROPÓSITO DE LA REVISIÓN: La disfunción del endotelio juega un papel integral en la formación de la placa de ateroma. Este revisión resume los hallazgos recientes sobre los efectos de los ácidos grasos marinos (EPA y DHA) y de las plantas (ALA) sobre la función endotelial en individuos sanos y en pacientes con factores de riesgo cardiovasculares o enfermedad cardiovascular manifiesta.

RESUMEN: En individuos con factores de riesgo cardiovascular incluyendo sobrepeso, dislipemia y diabetes tipo 2 los ácidos grasos omega 3 pueden mejorar la función endotelial.

 

Paro cardiaco

Lipids (14 de enero de 2011) 

Bajos niveles del índice de Omega-3 están asociados con paro cardiaco súbito y se mantienen estables en los supervivientes en la fase aguda

En conclusión, el índice de omega-3 se mantuvo estable después del evento del síndrome coronario agudo y predijo el riesgo de fibrilación ventricular.

 

Estudio con luchadores aficionados

Diariomedico.com (18 de enero de 2011)

Los Omega-3 pueden mejorar la función pulmonar durante la práctica de ejercicio

Emplear un suplemento de ácidos grasos Omega-3 puede ayudar a mejorar la función respiratorio pulmonar, tanto durante la práctica de ejercicio físico como una vez concluida, según un estudio que se publica en el último número del Journal of Sciencie and Medicine in Sport.

Los luchadores amateur iraníes que participaron en la investigación mostraron mejoría en varias mediciones de su capacidad pulmonar como volumen -Capacidad Vital Forzada o CVF- y flujo de aire –Volumen Espiratorio Forzado o VEF1-, y en las 12 semanas consecutivas de suministro de omega-3 y entrenamiento se produjeron más mejorías.

Con investigaciones de este tipo es posible que los suplementos de ácidos grasos Omega-3 de origen marino encuentren un nicho en el importante mercado de la nutrición deportiva, valorado en 27.000 millones de dólares sólo en el territorio norteamericano por la revista Nutrition Business Journal.

 

Mejora de la función cardiaca

Cardiología.diariomedico.com (12 de enero de 2011)

EN PACIENTES QUE REQUIEREN CUIDADOS ESTÁNDAR

Los “omega 3” mejoran la función cardiaca 

Un estudio sugiere que los suplementos de omega 3 mejoran el estado de pacientes que han sufrido algún fallo cardiaco y que solo necesitan cuidados estándar.

“Añadir ácidos grasos poliinsaturados n-3 puede mejorar la función cardiaca y la actividad incluso en pacientes que yan han experimentado una gran mejora”, explica uno de los autores del estudio, Mihai Gheorguiade, de la Facultad de Medicina de Feinberg de la Universidad Northwestern de Chicago, en Estados Unidos.

El trabajo demuestra que este suplemento puede mejorar más aún el estado de aquellos individuos que han respondido bien al tratamiento. “Esto abre la puerta a las terapias naturales en el tratamiento del fallo cardiaco”, añade.

A pesar de que la investigación, publicada en la revista Journal of the American College of Cardiology, no es concluyente, Gheorghiade sí tiene claro que los ácidos grasos omega 3 aumentan la supervivencia y mejoran la calidad de vida de estos pacientes.

 

Frente a la ceguera

Elmedicointeractivo.com (2 de diciembre de 2010)

Los ácidos grasos omega 3 del pescado podrían proteger frente a la ceguera, según un estudio.

Los ácidos grasos omega 3 del pescado podrían proteger frente a la ceguera al reducir el riesgo en los mayores de desarrollar la forma avanzada de la degeneración macular asociada a la edad, según un estudio de la Escuela de Medicina Johns Hopkins que se publica en la revista ‘Ophthalmology’.

 

Los omega 3 tienen efectos en patologías inflamatorias, crónicas y degenerativas. 

Diariomedico.com (22 de noviembre de 2010) 

EN SUPLEMENTOS PURIFICADOS

El consumo de ácidos grasos omega 3 puede proteger de enfermedades asociadas con procesos inflamatorios, como patologías neurodegenerativas y determinados tipos de cáncer (próstata, colon y mama), así como que la cantidad y la calidad de los omega 3 son determinantes en la efectividad de la prevención, según los estudios presentados en el simposio “Los omega 3: en la salud y en la enfermedad”.

Las investigaciones revelan que los omega 3 tienen acciones antiinflamatorias que influyen en mecanismos moleculares y disminuyen la capacidad proliferativa celular y la síntesis de sustancias mediadoras en los procesos inflamatorios. Además, podrían favorecer la muerte de determinadas células. A partir de estudios en modelo animal de cáncer de próstata, Kenneth Honn, de la Wayne State University Medical School, ha constatado que los omega 3 consiguen modular las enzimas implicadas en el desarrollo de la inflamación y de cánceres como el de próstata, así como potenciales efectos positivos de las dietas suplementadas.

Emilio Ros, jefe de la Unidad de Lípidos del Clínico de Barcelona, señala que con dosis diarias de 0,5 a 1,8 gramos de omega 3 EPA y/o DHA, es posible reducir significativamente los episodios cardiacos isquémicos al mantener los niveles de presión arterial.

Jaume Dalmay, jefe de la Sección de la Unidad de Nutrición y Metabolopatías del Hospital Infantil La fe de Valencia, sostiene que los omega 3 ejercen efectos beneficiosos en el desarrollo de la agudeza visual y la prevención de enfermedades cardiovasculares en la infancia y adolescencia, y pueden contibuir a un mejor desarrollo cognitivo en prematuros y recién nacidos.

 

En noVadiet tenemos varios productos con omega 3: Epanova plus, Omekril, OmetrixCapilare Cápsulas Anti-caída

 

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *