Categories Menu

Publicado por el 25 02, 2015 en Salud | sin comentarios

Metabolismo de los ácidos grasos

 

El metabolismo es el conjunto de transformaciones químicas que experimentan los nutrientes en los tejidos, una vez superados los procesos de digestión. Una de las funciones de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas es la de suministrar la energía necesaria para permitir el funcionamiento del organismo. Sin embargo, los tejidos no pueden utilizar directamente la energía contenida en las moléculas de los macronutrientes; por ello, estos macronutrientes deben sufrir distintos procesos metabólicos para conseguir una molécula única: el ATP o adenosín trifosfato, en cuyos enlaces se almacena parte de esta energía, que es la que se utilizará en los trabajos celulares.

El metabolismo incluye reacciones de catabolismo y de anabolismo.

– Las vías o rutas catabólicas son las reacciones por las que las grandes moléculas se degradan en moléculas más sencillas, con generación directa o indirecta de energía. Las rutas centrales del metabolismo se desarrollan en tres fases: la tercera es la constituida por el metabolismo oxidativo del acetil CoA (acetil Coenzima A), es decir, el ciclo tricarboxílico (ciclo de Krebs), cadena respiratoria y fosforilación oxidativa. Esta fase (que es la etapa final del metabolismo energético), como se ve en la figura que hay a continuación, es común para los tres macronutrientes y tiene lugar en las mitocondrias celulares.

Cuadro etapa final del metabolismo energético

 

– Las rutas anabólicas son los procesos de síntesis de macromoléculas a partir de moléculas simples y requieren un aporte de energía.

La biosíntesis de los ácidos grasos se lleva a cabo cuando la energía ingerida es mayor que la que se necesita, de tal forma que ese excedente de energía hay que almacenarlo en forma de grasa, que nuestro cuerpo acumula,
 con lo que aumenta de peso.

Se realiza en varias fases y tiene lugar en el citoplasma de las células (de hígado y tejido adiposo, principalmente) y no en las mitocondrias.

La primera fase de la síntesis de los ácidos grasos comienza con la molécula Acetil CoA que se genera por la oxidación de fuentes de energía alimentarias (hidratos de carbono, proteínas y grasa). Para que la acetilCoA pase de la mitocondria al citoplasma celular (que es donde tiene lugar la síntesis de los ácidos grasos) tiene que utilizar, necesariamente, un sistema que se llama “lanzadera del citrato”; para ello, se une al oxalacetato y se convierte en ácido cítrico, el cual sí puede atravesar la membrana mitocondrial. Y en el citoplasma, ayudado por la enzima ATP-citratoliasa, se vuelve a descomponer en acetilCoA y oxalacetato.

La primera fase termina con la formación de ácido palmítico y a partir de él, en las siguientes fases se van formando los ácidos grasos de mayor longitud de cadena.

Y, finalmente, para que la grasa se acumule en el adipocito y quede almacenada, tiene que hacerlo en forma de triglicéridos; para ello, 3 moléculas de ácidos grasos se unen a una molécula de glicerol.